LA LEYENDA NEGRA EN LA ACTUALIDAD

 

La Leyenda NegraEs especialmente  doloroso que cuando el sectarismo antiespañol   se va diluyendo en Europa y los  países más beligerantes, como es el caso de Francia, pasan a ser nuestros aliados y los mejores socios comerciales, la Leyenda Negra aún persista en nuestra izquierda, en  algunos gobernantes hispano americanos y en otras instituciones  como el Vaticano.

Ni Méjico ni Bolivia  existían a la llegada de los españoles. Lo que allí había  en 1492 no puede llamarse civilización pues no conocían ni la rueda y hacían sacrificios humanos. Si ahora son mejicanos o bolivianos, es  gracias a nosotros. Todos son hijos del Virreinato de Nueva España fundado por Cortes.

España construyó en América un imperio que duró 3 siglos con grupos indígenas diversos, con lenguas distintas, con religiones diferentes y en el momento de la independencia eran mucho más ricos que los habitantes de la España peninsular.

El actual presidente de Méjico  después de pedir al Rey que se disculpara por la conquista de Méjico,  vinculó el origen de la corrupción en su país con la llegada de Hernán Cortés. De  igual manera, Evo Morales, el afortunadamente depuesto Presidente de Bolivia, aunque  no tiene un abuelo español como el anterior porque  es  descendiente  de los aymara,  ha acusada a España de racista e imperialista.

Ambos deberían saber que  mientras  Isabel la Católica favoreció y estimuló los matrimonios mixtos, en cambio,  en lo que hoy son los Estados Unidos de América y Canadá murieron el  95 % de los indígenas.  Que  los aborígenes australianos fueron considerados en 1770 (casi dos siglos después del descubrimiento de América) como “no humanos” por los colonizadores británicos y literalmente masacrados (de unos 500.000 en 1770 pasaron a 31.000 en 1911). Que África, donde nosotros apenas tuvimos nada que ver, es el continente más pobre del planeta  y que  la Guinea española, es la que tenía el mejor sistema sanitario del continente.

Los periodistas progres deberían reconocer  que la idea del “buen salvaje”, que tanto se extendió en el siglo XVIII  y que se basaba en la creencia  que allí vivía gente tan feliz como en el paraíso terrenal, que  llegaron los españoles y lo destrozaron todo, es falsa.

La verdad histórica es que  después de la violencia inherente a toda conquista, hubo una estabilización política,  la gente vivía mucho mejor que antes de la llegada de los españoles, hubo crecimiento de la población y fue a partir de la independencia cuando se produjo un grave retroceso económico.

En cuanto al papa Francisco, si continúa  pidiendo perdón por la evangelización española de América, tendrá que dejar de ser católico él mismo.

Enrique Gómez Gonzalvo. 21/12/2019 Referencia 313


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s