SI NADIE CREE EN EL COMUNISMO ¿POR QUÉ LES VOTAN?

 

images¿Por qué la ideología que ha producido 100 millones de muertos en los últimos 100 años,  es  respetada  por tantos políticos, profesores y periodistas y no por los trabajadores?

¿Por qué el sistema de Lenin,  un régimen criminal, es consentido por las sociedades democráticas?

¿Por qué  el comunismo sigue tan vivo, que  hasta en la iglesia del papa Francisco está bien visto, y muestra gran  cordialidad con los Castro y los Maduro?

Las “bases” de Podemos no se escandalizan aunque el  partido ha sido  financiado por una potencia extranjera, es cómplice con los separatistas y Pablo Iglesias se compra un palacete.

Todo esto ocurre porque si eres comunista estás con los buenos y puedes hacer lo que quieras y  si estás en la otra orilla eres un maldito, un facha y en el mejor de los casos un liberal radical. El que no  vota a la izquierda o al separatismo  es basura, fascista, facha, nazi o franquista.

Un ex concejal podemita del Ayuntamiento de Madrid, Carlos Sánchez Mato felicitó así el nuevo año: que el centenario de la más hermosa revolución de la historia sea estímulo para la construcción de fraternidad universal.

Ellos creen cuando dicen que, si llegan al poder,  no implantarán la dictadura soviética, que seguirá habiendo elecciones,  que lo que quieren es que las elecciones no las ganen siempre los mismos, que lo que no les gusta es el sistema capitalista porque es injusto. Que  solo quieren  que no haya niños buscando en los contenedores  de la basura.

Dicen que no puede ser verdad que  Pablo dijera que disfrutaba con el espectáculo de ver como apaleaban a un policía. Qué Pablo, que parece tan bueno cuando baja la voz, no puede ser  “un jeta” como diría el castizo.

No se acuerdan que Marx pronosticó en 1848 que la pobreza en el mundo se agudizaría y ganaría al capitalismo. Que en  2018 el número de habitantes de la tierra se ha multiplicado por 10, por 3 la esperanza de vida y la renta per cápita se ha duplicado gracias al capitalismo.

Tampoco se acuerdan que los  bolcheviques  en Rusia eran  muy pocos, unos mil profesionales,  para una población de 140 millones de personas e impusieron una dictadura brutal en  el país más extenso y más poblado del mundo. Y que a los  primeros que mandaron al pelotón de fusilamiento fueron a los líderes sindicales.

No creen lo que se dice en Cuba   que no se sabía ni cuantas casas ni cuantas mujeres tenía Fidel Castro y que su cuenta en Suiza lo convirtió en el 5º o 6º hombre más rico del mundo.

La verdad es que, a estas alturas del siglo XXI, se tiene que ser un miserable para reivindicar a Lenin o a Hitler.

Enrique Gómez Gonzalvo 10/01/2020 Referencia 328

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s