EL PARLAMENTO EUROPEO Y EL COMUNISMO

 

1 ParlamentoEl Parlamento europeo ha dictado una ley por la que no se puede homenajear ni al nazismo ni al comunismo debido a las víctimas que han producido a lo largo de la historia.   El nazismo unos 30 millones y el comunismo 120.

Siguiendo el espíritu de dicha ley, todos los partidos comunistas de España deberían estar prohibidos, como lo están el Partido Nazi y el Partido Comunista en Alemania.

La realidad es que la ideología comunista tiene escasas coincidencias con nuestra cultura y nuestras tradiciones, pues la libertad individual, la propiedad privada y el libre comercio siempre  han sido la base de la Civilización Occidental. Tanto en España como en Europa, la gente normal quiere que le dejen trabajar, prosperar, que le dejen llevar su vida, que no le suban mucho los impuestos o que se los suban a los demás.

En ningún país, y tampoco en España  se ha producido  nunca   esa reacción violenta del proletariado contra la minoría burguesa que pronosticaba el Manifiesto Comunista porque  lo que no quieren  nadie de ninguna manera es que le quiten lo que es suyo.

La gente prefiere la libertad de comercio, comprar y vender lo que le da la gana. No como en la Unión Soviética, donde los precios eran  fijados por el Estado y  por eso cada año se publicaban por decreto y se imprimían algo así como 200 tomos con los precios de todos los productos, porque todo estaba regulado, hasta el grano de arroz. La realidad es que ni uno de esos precios se cumplía, todo iba al mercado negro y era éste el que en la práctica los  fijaba.

Aunque  para muchos, ganar dinero que no es ni pecado ni virtud, está mal visto,  la gente normal tampoco odia a los ricos, si acaso siente  algo de envidia.

Tampoco la gente normal  es como Pablo Iglesias que ha dicho que no puede pronunciar la  palabra España. Ni es como Stalin que pensaba que a los estados capitalistas había que reventarlos como fuera, porque sobre sus ruinas sería más fácil implantar el comunismo.

Pablo Iglesias  desde su casoplón  no tendría  motivos  de odiar a Franco si no hubiera derrotó al comunismo.

La gente  prefiere las democracias europeas y no comprende la querencia del actual gobierno de Pedro Sánchez con las dictaduras comunistas de Cuba y Venezuela. No quiere un cambio de régimen. Prefiere  que se respeten los derechos fundamentales que son el derecho a la vida, a la libertad, a la propiedad y la igualdad ante la ley. Que se cumpla la ley  con los okupas, con los independentistas, con los inmigrantes ilegales y con los delincuentes. Que haya seguridad jurídica para que surja la confianza en el futuro.

En Europa la izquierda no pacta con los comunistas, no forma con ellos un frente popular, no hay en los gobiernos ministros comunistas. ¿A qué extremos de imbecilidad han llegado  nuestros  políticos?

Enrique Gómez Gonzalvo  02/03/2020 Referencia  502

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s