EL 63 ANIVERSARIO DEL TRATADO DE ROMA

 

Tratado de RomaHace 63 años el 25 de marzo de 1957 los países europeos en ruinas tras la Segunda Guerra Mundial en la que murieron 40 millones de personas, firmaron el tratado de Roma para preservar la paz. Así  se creó   la Comunidad Económica Europea  que  reconocía y garantizaba cuatro libertades fundamentales: la  circulación de bienes, capitales, personas y servicios. Partían de la convicción de que tan sólo el libre comercio podía garantizar la prosperidad y una paz duradera a una Europa devastada tras dos guerras mundiales en apenas un cuarto de siglo.

La vocación europea de algunos jefes de gobierno  transformaría dicho tratado en un  proyecto político, la Unión  Europea. España y Portugal se adhirieron a él en 1986 y comenzaron a beneficiarse de los fondos europeos, especialmente en la época de Aznar,  para disminuir las diferencias  en el sentido económico.

En 1995 se abolieron las fronteras en siete países. Alemania, Bélgica, Francia, Luxemburgo, los Países Bajos, Portugal y España y  así los europeos  pudieron viajar libremente por todo el continente.

El 1 de enero del 2002  se puso en circulación el euro y el tener una moneda estable, fuerte y única fue  un avance extraordinario.

Estos 60 años, con  sus luces y sus sombras han sido  el periodo más largo de paz y prosperidad que ha conocido Europa, pero en los últimos años el sentimiento a favor de la Unión  va disminuyendo y  varios nubarrones recorren nuestro continente.

Se ha producido  un rebrote del nacionalismo, aunque también es verdad que el racismo en la Unión existe casi desde su fundación. Los países protestantes del Norte y con la ayuda de Francia consideran a los católicos del sur poco “serios” en temas económicos y aunque tanto las iglesias de uno u otro signo están vacías, el racismo continúa.

Algunos países, como el Reino Unido, han considerado que la Unión Europea  es demasiado tolerante con la inmigración ilegal y el islamismo radical, pues se trata de una civilización homófoba, teocéntrica y que desconoce los más elementales derechos humanos. Existe la tendencia  a culpar a las demás naciones de los problemas propios de cada país.

Los propios  gobernantes tienden a difundir una imagen victimista de su propio país, diciendo que a ellos les iría mucho mejor  si no fuera por las imposiciones de tales o cuales instancias supranacionales.

Cuando las cosas  van  bien,  los responsables políticos de cada país pretenden que el mérito sea suyo y cuando las cosas van mal la culpa irremisiblemente es de “Europa”, de la Unión Europea o sencillamente de Bruselas. Ella  es la responsable de la crisis, de los recortes, de la eliminación de las subvenciones.

La Unión Europea tanto presumir de su civilización y desde su fundación lo único que ha hecho en política internacional ha sido traicionar a EE UU y quejarse porque bombardeó Sarajevo. No ha estado en los Balcanes ni está en Venezuela, si bien en este caso la culpa es nuestra porque es España la que marca la política de La Unión con respecto a América Latina y  esa política es la de Zapatero.

Con el paso del tiempo, ha ido calando entre la población el difuso sentimiento de que la Unión Europea no es más que un ineficiente y molesto aparato burocrático y que ha quedado reducida a poco más que a un club de negocios franco alemán ajeno a los problemas de la gente.

Enrique Gómez Gonzalvo  06/03/2020 Referencia 513

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s