MORAL Y ÉTICA

 

Código Ambos  términos son  casi sinónimos al menos en un sentido coloquial. Se trata del conjunto  de normas que se transmiten de generación en generación en todas sociedades y cuya  finalidad  es la de  mantener  la cohesión del  grupo, sea  la familia,  el partido político o  la nación. Algunas de esas normas  se imponen por convicción, otras para evitar la  sensación de culpabilidad y otras  coactivamente por el código penal.

La moral y la ética se basan en el hecho de que el mayor  delito en todas las sociedades es hacer  daño a otro   miembro del grupo,  agredirle, mutilarlo, matarlo o privarlo de sus bienes. Por eso muchas   normas morales  son  comunes en casi todas sociedades, de forma que si vas a un país diferente no te preguntarán por tu religión, pero si deberás cumplir esos preceptos casi universales como el no matarás, no robarás, etc. Es el Código de Hammurabi o los Diez Mandamientos.

Esas normas no son idénticas en todos los pueblos y además cambian  a lo largo del tiempo,  de forma que cada cultura resuelve sus problemas, por ejemplo el de la sexualidad, a su manera y esto enfrenta a  veces a las culturas como ocurre en la actualidad con la cultura cristiana y  la islámica.

No se han podido establecer racionalmente  unas normas que obliguen a las diferentes sociedades en las diversas épocas  y si no hay un derecho  internacional, tampoco puede haber un Tribunal Internacional y lo que hay actualmente  es una serie de reglas, de convenciones, que irán funcionando mientras interese a las grandes potencias.

La primera vez que se intentó, sin resultado, el establecimiento de esas normas internacionales fue en 1789, durante le Revolución Francesa con la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano.

Tras la  Primera Guerra Mundial, el presidente Wilson para conseguir la paz perpetua, impulsó  la creación de la Sociedad de Naciones y la instauración de un Tribunal Internacional.  Dicho tribunal no funcionó,  pues para aplicar las sentencias   se precisaba de un poder ejecutivo, que tendría que haber sido  un ejército internacional.

Posteriormente se creó la  Organización  de Naciones Unidas (ONU) que como la anterior es una fantasía ya que  las cinco grandes potencias que ganaron la guerra y en la que sigue Rusia como heredera de la Unión Soviética, disponen del derecho de veto y además la mayoría de las naciones en ella representadas, son dictaduras.

Finalmente en 1948 se firmó solemnemente La Declaración Universal de los Derechos Humanos, pero aparte de que no  fue firmada ni por la  Unión Soviética ni por los «países satélites»,  empieza con un artículo que dice: «Todos los hombres nacen iguales.» ¡Eso es falso, de arriba abajo! ¡Todos los hombres no nacen iguales, sino radicalmente diferentes!

En Occidente, hasta el siglo XVIII,  la ética había vivido siempre a la sombra de la religión. Era ésta la  que imponía sus normas,  pero desde el siglo XVIII  ha sido la religión la que ha vivido  a la sombra de la ética, pero hay capítulos de la ética, como la solidaridad, que solo se pueden comprender si se  atiende a la  fraternidad  cristiana.

En el año 1992 se reunieron todas o casi todas las religiones  en Chicago, en  el llamado  Parlamento Mundial de las Religiones Universales y en lo único en que fueron capaces de ponerse de acuerdo fue en los derechos humanos, porque en todo lo demás, fue imposible. Si entraba la palabra «dios», los budistas decían: «nosotros no firmamos, porque nosotros  no creemos en dioses”, como tampoco firmaban los musulmanes si entraban cuestiones cristológicas fundamentales del cristianismo.

La realidad es que las naciones no son idealistas, sino materialistas y los estados no se mueven por razones éticas sino por intereses. Hoy, como ayer, como  siempre, lo  que mantiene el orden internacional es la fuerza militar, lo demás es pura retórica. Mediante la ética no se puede gobernar, se gobierna con la política y el débil lo que tiene que hacer es buscar alianzas.

Enrique Gómez Gonzalvo  10/03/2020 Referencia 269

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s