EL CHE GUEVARA

 

2 El Che¡Hasta siempre comandante! Así terminaba el breve mensaje de recuerdo que Pablo Iglesias le dedicaba en un twiter al líder revolucionario el pasado 9 de octubre,  con motivo del 52 aniversario de su muerte.

Ernesto Guevara, más conocido como El Che Guevara,  que se firmaba Stalin II,  uno de los personajes más siniestros de la historia,  fue un líder  sanguinario y un asesino sin piedad.

Él dijo que iba a ser  una fría máquina de matar. En una carta a sus padres escribió “tengo que confesarte, papá, que en ese momento descubrí que realmente me gustaba matar”. En la ONU, dijo,  fusilamos, fusilaremos y seguiremos fusilando hasta el final. En su diario de viajes por América Latina escribió: degollaré a todos mis enemigos y añadió que el revolucionario debe ser una fría máquina de matar.

Siguiendo a Lenin, que ejecutó hasta el perro del zar, pensaba  no  era suficiente con matar, era preciso  asesinar a  inocentes.  Solo así se  implanta el terror.

Cuando llegó a Cuba, a la que no conocía, lo primero que hizo fue crear  un campo de concentración para homosexuales, cuyo slogan, a la entrada, calcado de Hitler decía “el trabajo os hará hombres”.  No se sabe los miles de homosexuales que fueron fusilados o “suicidados “.

Como  había estudiado Medicina, Fidel Castro  le encargó  la Sanidad y más tarde la presidencia del  Banco Nacional de Cuba. Finalmente, tras su absoluto fracaso,  lo  mandó a Colombia para que lo mataran.

Tras su muerte, los  intelectuales europeos, norteamericanos y latinoamericanos  lo elevaron a la categoría de un ser perfecto y,  para  el filósofo francés Jean Paul Sartre,  “el ser más completo de nuestra era”.

Los estudiantes de París  que protagonizaron la revolución de mayo del 68,  los que  ocuparon la Soborna pidiendo libertad,  los que   arrancaron los adoquines del Barrio Latino, los que salieron a la calle para combatir el supuesto autoritarismo de la democracia y de sus tiranos padres, enarbolaban  en sus pancartas  al Che Guevara junto  a Trosky y  Ho Chi Min. ¿Hay mayor contradicción?

Lo más grave  no es que  jóvenes de todo el mundo  sigan vistiendo camisetas con su imagen y viendo en él al héroe revolucionario y romántico. Lo más grave, para nosotros,  es que su obra es defendida por el que representa la tercera fuerza política de España y es a la vez vicepresidente del gobierno, Pablo Iglesias. Es como si Pablo Casado, Santiago Abascal o Inés Arrimada lloraran el suicidio de Hitler  o el linchamiento público de Mussolini y lo saludaran con un  ¡hasta siempre, comandante!

Enrique Gómez Gonzalvo  18/03/2020 Referencia 338

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s