EL IMPERIO ESPAÑOL

 

1 Imperio Stanley Payne habla del “asombroso milagro del imperio español.” Efectivamente, fue asombroso por su extensión y por su duración. Todo comenzó  con el reino de Asturias, más tarde de León y de Castilla.

Tras el descubrimiento de América, conseguimos allí en 40 años lo que  a los ingleses les costó siglo y medio, a pesar de que ellos ocuparon solamente la costa y no fundaron como nosotros  ciudades en el interior del continente. Todo ello lo conseguimos  con una población de unos 5 millones de habitantes, uno de la Corona de Aragón y cuatro  de Castilla. Su mayor grandeza no fue la extensión sino en que  fue un imperio generador.

Gustavo Bueno distinguió entre imperios generadores y depredadores. El objetivo de los primeros fue organizar la vida política y social de un territorio y el de los segundos,  extraer sus riquezas. Los primeros fundaron ciudades en lugares inaccesibles y los segundos levantaron  factorías en la costa.

Imperios generadores fueron los de Alejandro de Macedonia, el Imperio Romano, el de Carlomagno y  el Imperio Español. En cierto modo también lo fue el de la Rusia soviética, pues sin su potencial industrial muchos de los antiguos países satélites no hubieran podido disponer de la expansión económica  que disfrutaron, si bien de forma fugaz.

Imperios depredadores fueron fundamentalmente el inglés, el francés, el holandés y el portugués.

En el modelo  español lo fundamental fue el mestizaje que para los ingleses era inaceptable. Al mezclarnos biológicamente con los nativos  apareció el mestizo o criollo, disminuyendo la población de la metrópoli y aumentando la de la colonia. Lo mismo ocurrió en el Imperio de Alejandro y en el Imperio Romano.

Por el contrario, el rasgo fundamental de los imperios depredadores fue el no unirse con la población aborigen del espacio ocupado. Esto es lo que ha caracterizado al imperio inglés, que al viajar los colonos puritanamente con sus esposas y mantener en reservas, recintos o guetos a la población nativa, surgieron dos tipos de sociedades. Por eso,  allí no hay criollos.

Los imperios generadores compartieron con los nativos la tecnología y los depredadores no solo no lo hicieron sino que la usaron en exclusiva para extraer la riqueza del territorio.

La primera tecnología que compartieron  fue la  lengua. Si los colonizadores españoles del Siglo de Oro hubiesen querido evitar el progreso de las sociedades indígenas, jamás les habrían enseñado a leer y escribir en español, sino que  les habrían mantenido en el uso de sus lenguas, como hicieron los ingleses con los nativos de América del Norte.

España fundó en América 28 universidades y 4 Colegios Mayores. Inglaterra y Portugal ninguna. No trató las nuevas tierras como colonias sino como  provincias. Eran  la España de ultramar.

En nuestro imperio pudo  haber fanatismo político o religioso, pero no racismo. Por eso se mantuvo 400 años sin guerras internas y con una estabilidad sorprendente.

Enrique Gómez Gonzalvo  18/04/2020 Referencia 317

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s