LOS  DISCÍPULOS DE ROUSSEAU

 

1 dISCIPULOSAntes que Robespierre, Hitler, Mussolini y Lenin fue Jean Jacobo Rousseau. Todo viene de él. Si el hombre es bueno por naturaleza y lo corrompe la sociedad,  mediante la educación, combatiendo la ignorancia y la superstición se puede devolverlo  a su estado natural de bondad y felicidad y crear  un hombre nuevo en  un mundo feliz.

Como dijo Saiah Berlín. Todos los discípulos de Rousseau  han pensado que si el hombre es bueno y practica el mal será porque no sabe lo que le conviene, así que es lícito que yo le diga lo que es mejor para él, lo que es justo y bueno.  El día que descubra que su verdadero yo está   lleno de bondad, entenderá mi actitud y me estará agradecido. Todos ellos  se han valido de esta monstruosa paradoja para justificar su conducta. Todos  dicen amar intensamente a la humanidad, despreciando al individuo por lo que lo quieren cambiar.

Desde Rousseau y la Revolución Francesa,  los procesos revolucionarios se han basado  en conseguir  un hombre nuevo, la igualdad entre todos  los seres humanos y la distribución de la riqueza de forma igualitaria. Por ello, desde entonces el concepto mismo de revolución tiene una connotación romántica y se cree que es algo noble y desinteresado.

Para realizar  estos experimentos de ingeniería social, para crear ese  hombre  nuevo diseñado por ellos, se  han producido  las  grandes matanzas en la historia  de la humanidad. Para conseguir la igualdad, para robar la riqueza a los que la poseen, es preciso matar y esto es lo que ha ocurrido en todas las revoluciones, pero sobre todo  en las revoluciones bolcheviques.  Los campesinos, que representaban el 95 % de la población no querían entregar voluntariamente el producto de sus cosechas y de sus ganados, por lo que fue  preciso matarlos.

Pero todos  justificaban las muertes  porque el fin era bueno. Así Jean-Paul Sartre,  afirmó que “en los primeros momentos de la revolución, hay que matar” y “un anticomunista es un perro”,  por eso, por no ser persona  se le tiene que matar. Diciendo estas cosas se le ha considerado  el gran político y escritor del siglo XX.

Alberto Garzón ha dicho  que ser comunista es ser “buena persona”. Juan Carlos Monedero dice  que “quien no es comunista es que es mala gente”. Pablo Iglesias que  “la guillotina es el elemento fundador de la democracia”,   “pide disculpas por no romper la cara a los fachas con los que discuto en la televisión” y “el poder nace de la boca de los fusiles”.

Rousseau, el filósofo cuyos  cinco hijos  fueron donados inmediatamente a la inclusa, donde el primer año en aquella época morían más de la mitad, no podía ser buena persona y sus discípulos tampoco. Se le considera como  uno de los más siniestros y de los más formidables enemigos de la libertad en toda la historia del pensamiento humano. Humee lo definió como un “monstruo que se veía así mismo como el único ser importante del universo”. Diderot  le consideraba “falaz, vanidoso como Satán, desagradecido, cruel, hipócrita y lleno de malevolencia.

Enrique Gómez Gonzalvo 19/05/2020 Referencia 237

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s