PEDRO SÁNCHEZ O  LA PERSONALIDAD NARCISISTA

 

 

Pedro SánchezNarciso, personaje mitológico, era un joven muy atractivo  y  vanidoso que rechazaba a las mujeres que se enamoraban de él. Un día, al verse reflejado en el arroyo se enamoró de su propia imagen  y, tan embelesado estaba con esa visión  que se sumergió en el agua y se ahogó.

Narcisistas son aquellas personas que   hablan y se comportan como si estuvieran enamoradas de si mismos,  encantados de haberse conocido, con fantasías de éxito que no son realistas. Se consideran muy atractivos e inteligentes,  con escasa empatía quieren ser el centro de atención,   esperan que los demás le tengan admiración  y exigen de ellos un trato especial.

Dan la impresión  que  poseen una alta autoestima, pero    todo  es falso.  Un “narciso” no tiene una imagen muy maravillosa de sí mismo, lo que quiere con desesperación es tenerla. Tiene  que demostrar todo el tiempo y a todo el mundo  que él es una persona muy valiosa.  Cree que convenciendo a los demás de su gran valía, se convencerá a si mismo, que es lo que realmente le importa.

Las personas valiosas, las que no necesitan que nadie les haga la tesis doctoral, las  que se sienten bien consigo mismo,   no precisan  la aprobación de los demás ni rodearse de aduladores mediocres para que resalte su escasa valía.

En Pedro Sánchez, el narcisismo se acompaña de soberbia. Siendo España, según el estudio internacional realizado  por ICMA en Australia,  el país que ha realizado la peor gestión de la pandemia  de los 95 países analizados, cuando  los mejores  fueron Singapur, Islandia, Australia, Finlandia y Noruega,  Sánchez, cargado de soberbia y altivez, ha respondido a los que le critican,  que él es el  salvador de 450.000 españoles, pero no el responsable de la muerte de 45.000 y ha gritado ¡viva la manifestación del 8 de marzo!

Persistiendo en el error, tampoco quiere deshacer el pacto con los comunistas de Podemos. Su incorporación al gobierno ha traído como consecuencia el hundimiento de la economía, pues antes de la llegada de la pandemia, se produjo un  aumento de la deuda y del déficit en los famosos viernes sociales, que no eran más que un mecanismo de compra de votos y que dejaron  a España sin colchón para afrontar imprevistos, lo contrario de lo que hicieron otros países en Europa a los que ahora mendiga préstamos y ayudas.

Lo contrario de la soberbia es la humildad, que en política se llama autocrítica y dimisión. Lo que Sánchez nunca hará.

Enrique Gómez Gonzalvo. 9/7/2020 Referencia 542

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s