LOS HIJOS DEL FRAP

 

FRAPLa violencia está en el ADN de la extrema izquierda, que siempre ha considerado que ese es el camino  para derrocar el orden social existente.Para ella los verdaderos terroristas son  las Fuerzas de Seguridad del Estado, a las que había que ejecutar porque son  los representantes de la violencia institucionalizada.

No  es casualidad que los cinco Presidentes del Gobierno asesinados en poca más de 100 años, lo  hayan sido por anarquistas o por  organizaciones terroristas y ninguno por la extrema derecha.  Negrín fue asesinado a tiros cuando circulaba con su vehículo por Madrid  en 1870.  Cánovas del Castillo  en 1987 mientras se encontraba en el balneario de Santa Águeda.  Canalejas,  del Partido Liberal  en 1912,   mirando un escaparate  en la Puerta del Sol de Madrid.  Eduardo Dato del partido Conservador   cuando circulaba con su vehículo  por la plaza de la Independencia de Madrid. Finalmente, Carrero Blanco  en 1973.

El vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias,  reconoció en un artículo publicado en septiembre 2012 que su padre fue «militante del FRAP», una organización terrorista que asesinó a cinco policías nacionales y un guardia civil entre 1973 y 1975 y   se mostró orgulloso de estos  antecedentes.

El fundador del FRAP,  Álvarez del Vayo se salió del Partido Comunista de Santiago Carrillo porque éste aceptó  las reglas de la democracia burguesa.  Consideraban que la política de  “reconciliación nacional” del PCE, tendente a conseguir un fin pacífico del franquismo,  era colaborar con la dictadura.  Como Lenin,  como ETA y como todos terroristas  se arrogaron el derecho a matar a quien les pareciera.

En el año 1975, los integrantes del FRAP asesinaron en atentados terroristas a dos miembros de las Fuerzas de Seguridad e hirieron gravemente a otro de sus compañeros.

Pablo Iglesias ha reivindicado en numerosas ocasiones la violencia. En su programa de televisión consideró la guillotina de la Revolución Francesa como madre de la democracia., se entiende de la democracia al estilo de Corea del Norte y Venezuela. Considera  que la violencia armada es consustancial a la lucha de clases y al que abjura de este principio lo considera un revisionista o, lo que es peor, un socialdemócrata.

Iglesias catalogaba a Carrillo con desprecio  como   un “comunista de derechas”, como un traidor a la la causa porque optaba por vías pacíficas para llegar al comunismo. .En la simpatía de Pablo  por el entorno de Otegi o las dictaduras sudamericanas, subyace la idea de que la violencia de extrema izquierda está justificada.

Enrique Gómez Gonzalvo  21-07/2020 Referencia 551

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s