EL RENCOR  Y  EL RESENTIMIENTO  EN PEDRO SÁNCHEZ

 

RencorEl rencor es individual, se dirige a una persona no a toda la humanidad. Es producido por una ofensa  real o imaginaria que el “ofendido” no puede olvidar ni perdonar y  que  necesita nuevos motivos, reales o imaginarios para alimentarlo.

El resentimiento por el contrario,  no se dirige a una persona sino a todo el mundo o a un amplio colectivo y libera emociones como  la maldad, el odio, los celos, la envidia…

El propósito del resentido es obtener una victoria en el largo plazo y llevar a cabo una venganza. En el caso de Pedro Sánchez su resentimiento se dirige  a toda la clase política, sobre todo a sus compañeros  socialistas, porque en octubre de 2016 tuvo que dimitir  como Secretario General de  su propio partido, y a Pablo Iglesias porque una vez lo humilló. Todos  ellos son sus enemigos.

El  rencor,  el resentimiento,  la envidia, el impulso de venganza y otras  pasiones análogas,   se ocultan todo lo posible porque se consideran vergonzantes y se suelen   acompañar de una pose de campechanería y verborrea.

Lo contrario del resentimiento es la generosidad. El antídoto, como no pueden  olvidar, es el perdón porque éste es una virtud, no una pasión, y pueden hacerlo por imperativo moral. Como dijo Dalai Lama“Si no perdonas por amor, perdona al menos por egoísmo.”

En el caso de   Sánchez, el rencor   se acompaña de una egolatría sin límite que es la causa de su hipersensibilidad a la crítica.

Además de individuos  resentidos, hay  clases resentidas, etnias resentidas, colectivos resentidos, ideologías resentidas, naciones resentidas y partidos políticos resentidos.

Es por resentimiento  que el Partido Socialista puso en marcha la llamada Educación para la Ciudadanía. Pretende  conseguir que los españoles odien  a Franco, el jefe político y militar  de  aquella media España  que  le siguió cuando se sublevó contra aquella República  que les estaba matando, como hizo con el jefe de la oposición Calvo Sotelo.

Es por resentimiento que el partido comunista de Podemos se ha inventado ese feminismo radical y ese ecologismo y animalismo salvajes porque, como dice Garzón, los trabajadores no les votan.

Ha habido grandes resentidos en la historia. Caín, que asesinó  a Abel por la preferencia divina por su hermano Abel. Tiberio, descrito en esa gran obra del doctor Marañón  “Tiberio: historia de un resentido”, a pesar de ser emperador de Roma. Robespierre, que sentía pena cuando tenía que estar agradecido. Sabina que dijo “veo Tele Cinco para poder odiar a la humanidad”.

Disfrazado de idealismo, el resentimiento alcanza su máxima expresión en los momentos revolucionarios. Es lo que les impide a muchos anarquistas, comunistas y terroristas  renunciar a la tortura, al asesinato o al genocidio, pues la piedad para  ellos no es más que un despreciable e ingenuo “prejuicio burgués”.

Muchos  resentidos, los que creen que la sociedad no les ha dado a ellos lo que se merecen, se refugian en partidos de izquierda.

Los resentidos, sean personas o partidos políticos,   son muy peligrosos porque pueden  llegar a terminar “morir matando”.

Enrique Gómez Gonzalvo  18/08/2020 Referencia 472

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s