ORIGEN DE LA IZQUIERDA EN ESPAÑA

                                                    

 La izquierda no viene de la Ilustración sino de Rousseau cuyo  pensamiento está expuesto en  El contrato social y en  El buen salvaje. En el primero afirma que  la sociedad es una institución artificial, a la que el individuo se adhiere voluntariamente y se somete a la colectividad primando  la opinión de la mayoría sobre la minoría. El individuo no cuenta, todo se supedita al bien común.   En resumen  “más estado y menos mercado”.  En  El buen salvaje, Rousseau  nos dice que  el individuo nace bueno y la sociedad lo corrompe.

Lo importante para la izquierda siempre ha sido  ir contra la propiedad privada, pues  la libertad económica crea desigualdades sociales, por lo  que es necesaria  la intervención del poder público en salarios, pensiones, enseñanza, etc.   La base  es la envidia  y el resentimiento hacia los que han tenido éxito.

En España, la izquierda  nace con los liberales exaltados de las Cortes de Cádiz, frente a los doceañistas o liberales moderados y sigue con Riego en 1870 en  Cabezas de San Juan. Continuó  con el Partido Liberal de Sagasta durante la Restauración.

El primer  ideólogo  de la izquierda fue Francisco Giner de los Ríos, discípulo de Julián Sanz del Río, inspirador de la Institución Libre de Enseñanza, que propuso un control muy fuerte de la enseñanza para cambiar los valores de la sociedad.

 Históricamente la izquierda siempre ha tenido un componente liberal en el sentido que ha defendido la idea  que se podía llegar a la igualdad a través de la política y de las instituciones, pero todo cambión con Marx cuando aparecieron  las nuevas corrientes de pensamiento, socialistas y comunistas.

También, por definición, la izquierda nunca ha sido nacionalista, sino internacionalista, propugnando la unión de los pueblos y no su separación. Sus ideales eran la libertad, la igualdad de oportunidades  y la solidaridad.

 Después de la Guerra Civil, se fue imponiendo en España la idea  que el nacionalismo era tan bueno como el comunismo, por lo que traicionando a los más desfavorecidos, se alió con los separatistas, subordinando  los objetivos de la clase obrera a los del nacionalismo. Para integrar a los inmigrantes,  a sus hijos y a sus nietos, en la sociedad catalana obligó la inmersión lingüística y la imposibilidad de los inmigrantes a estudiar en su lengua materna, aunque fuera a costa de destruir su autoestima y a hacerles olvidar sus orígenes culturales, avergonzándose de sus mayores por no hablar en catalán.

Los responsables de este cambio de comportamiento de la izquierda y de la legitimación del nacionalismo fueron Vázquez Montalbán  y Felipe González. El primero, del Partido Socialista Unificado de Cataluña, el ideólogo y el inspirador de la inmersión lingüística aceptada con entusiasmo por Pujol y Felipe González, que le entregó  el PSOE a Pujol  a cambio que los nacionalista le apoyara para que él fuera el Presidente del Gobierno de España.

Si la izquierda no se hubiera aliado con los nacionalistas, la historia de España hubiera sido muy diferente.

      Enrique Gómez Gonzalvo 6/11/2020 Referencia 58


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s